San Sebastián, un año más

No empezaba bien la Semana Grande donostiarra. La asistencia de público a la plaza el primer día de los de a pie marcó la peor entrada en una corrida de toros desde la inauguración de Illumbe. Los escasos aficionados que uno se puede encontrar en “la reserva” rozaban el enfado: anunciar la Feria con mes y medio de antelación, dos carteles menores para los dos primeros días, meter la de rejones en el abono… Muchos no lo sacaron. Vamos, que si me dicen que la cosa se ha salvado económicamente por la televisión me lo creo. Nada que no se pueda corregir de cara al año que viene, seguro. Sigo en el #hayquecreer frente al #estoseacaba.
Para la tarde de rejones remito al personal a la crónica de Zabala. En la del Parralejo los toros, terciaditos, dieron el juego que los toreros no supieron exprimir. En la segunda, en fin, vaya corrida, vaya pitones, vaya con las telas. El caso es que llegaron Ponce y King, que se tragaron una caída y un corridón de toros. King al modo que no me gusta; pero ole sus arrestos, triunfador. Ponce, echándose la tarde encima. La faena al quinto, la de la Feria. Su compromiso con el tercero, que nadie vio, para sus galones.
Termino hablando del Presidente. Y de paso, de la última tarde. El señor Ferro debió devolver sendos toros del Parralejo y de Santiago Domecq. Al no hacerlo, en la tercera de abono, suscitó la ira de muchos aficionados: “el año que viene no saco el abono” (uno que, pese a todo, lo había sacado éste). A Ponce debió concederle una oreja en el primero y al Juli dos en su segundo. Soy de los que les gusta ponerse estupendos, de los del rigor. Plaza de primera, sí, pero no sólo en el palco, también en los corrales. Y respecto a las orejas, una reflexión: se puede ser firme desde la solidez (Spinoza), y esta plaza está débil. Tocaba ser flexible, porque el público necesitaba un triunfo para volver en 2019.
Responder
Reenviar
ResponderReenviar

Pasé de los cuentos a las cuentas. Como nada de lo humano me es ajeno, una tarde me llevaron al tendido, y ahí sigo.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *