Author: Gerardo Cornejo

0

Y la cultura se quedó sin brindis

Simón Casas, desesperado, en el patio de arrastre: “¡pero que algún torero brinde un toro al Ministro!”. Y el representante en la tierra de la diosa Cultura, del mito oscurantista que pretende protegerlo todo bajo su capa sacrosanta, Méndez de...

0

El piti de la clarividencia

Manolete fumaba Chester. Antoñete era de Winston. Y si podía ser de ese americano fresquito que se pasaba en la base de Rota, mejor. Muchos han sido los toreros vistos mientras se fumaban un cigarrillo en el callejón. Banderilleros, casi...

0

La barra, otra sobria escuela de la vida

En esto del toro he escuchado varias veces la siguiente sentencia: “¿qué hay más desagradecido que un torero? Dos toreros”. Cuando daba mis primeros pasos como aficionado no entendía el asunto y, la verdad, a día de hoy sigo sin...

0

Esa serie por la izquierda

Circulan hasta memes de la valiente, y sin embargo chanante, porta gayola. Algún medio llegó a dudar entre abrir el domingo con el enésimo momento histórico que estamos viviendo en Cataluña o dedicarle la portada entera a la trincherilla. Y...

0

Todo esto es un poco raro, ¿no?

Ni bizarro, ni extraño. Tampoco diremos “insólito” porque vaya Usted a saber si algo semejante está sucediendo ahora mismo en Almendralejo, por ejemplo, aunque lo dudo. Por eso lo dejaremos en “raro”. Vamos a ver: congregar en un fin de semana,...

0

Otoño

Llegó el otoño el pasado viernes 22, pero como si no hubiera llegado. Seguimos con la canícula y los que no hemos caído en la tentación del desánimo por la retirada de Morante o la baja de Manzanares (que las...

0

Doblar el mapa

Al llegar al Puerto he recordado aquella charla que tuvimos con un banderillero en Bilbao. Tras haber actuado esa tarde, nos contaba que salían de viaje de inmediato: “mañana toreamos en Almería”. A lo que Maxi apostilló: “vamos, que a...

0

A Pamplona hemos de ir

Me subo en el taxi camino de la estación de autobuses de San Sebastián. Voy vestido de blanco, pañuelo y fajín rojo. El taxista, mientras mete mis trastos en el maletero, me pregunta: “¿Qué, a Pamplona?” Le respondo: “No, qué...