Author: Gerardo Cornejo

0

Saber medirse

Amigo de Platón pero más amigo de la verdad. Y de compartirla (desde la irrupción de la burguesía a esto que sigue lo llaman “honestidad”, me parto). Por eso he de comenzar diciendo que a mí me retribuyen por escribir...

0

El despacho

Morante cortó su temporada allá por agosto de 2017. Los motivos sólo los conoce él. A la afición le llegó (seguramente como llegan estas cosas, a medias y mal) que estaba harto del toro exagerado. Yo también lo estoy. Pero...

0

San Sebastián, un año más

No empezaba bien la Semana Grande donostiarra. La asistencia de público a la plaza el primer día de los de a pie marcó la peor entrada en una corrida de toros desde la inauguración de Illumbe. Los escasos aficionados que...

0

Pamplona, viaje al centro de la tierra

El día D apareció y no a modo de espontáneo, porque esto no es una plaza de Toros, sino los alrededores, y ni siquiera aquí somos quiénes para nada, como se verá. Surgió con la verdad y la alegría del...

0

¡Atención obras!

La noticia la han dado ya los medios: comienzan las obras en Las Ventas. Pues bien, propongo al resto de miembros de “así-no” que, pese a no estar jubilados, nos hagamos en esta broma que llamamos blog con una valla simulada...

0

Un volcán activo para el aficionado

No cabía un alfiler en el club Matador. Impresionaba repasar con la mirada la nómina de congregados. Una capacidad de convocatoria así como paseíllo y una cuadrilla de los más sugerente rodeando al maestro de la pluma (Pepe Teruel dixit):...

0

Y la cultura se quedó sin brindis

Simón Casas, desesperado, en el patio de arrastre: “¡pero que algún torero brinde un toro al Ministro!”. Y el representante en la tierra de la diosa Cultura, del mito oscurantista que pretende protegerlo todo bajo su capa sacrosanta, Méndez de...

0

El piti de la clarividencia

Manolete fumaba Chester. Antoñete era de Winston. Y si podía ser de ese americano fresquito que se pasaba en la base de Rota, mejor. Muchos han sido los toreros vistos mientras se fumaban un cigarrillo en el callejón. Banderilleros, casi...

0

La barra, otra sobria escuela de la vida

En esto del toro he escuchado varias veces la siguiente sentencia: “¿qué hay más desagradecido que un torero? Dos toreros”. Cuando daba mis primeros pasos como aficionado no entendía el asunto y, la verdad, a día de hoy sigo sin...