Resaca teruelista

Las Bodas de Oro de Ángel Teruel como matador de toros no podían caer en el olvido y antes de que 2017 buscara tablas, menos mal que ha habido momento para que este madrileño de Embajadores pudiera revivir el calor del toreo en un sencillo y sentido reconocimiento.

Sencillo porque la idea surgió desde “El Rescoldo” de aficionados de Colmenar Viejo y sentido porque todo lo que ha rodeado tanto los días previos como posteriores al homenaje ha estado inundado de verdadero cariño y admiración hacia el maestro.

El homenaje ha servido, entre tantas cosas, para rescatar al gran Pepe Teruel de su exilio navarro de Corella y poder estar así al lado de su hermano; para que se produjera su reencuentro con la finca cacereña “Los Ángeles” en una jornada campera de tentadero; para que, el día del homenaje, los Terueles volvieran a sentir la cercanía de una afición todo corazón como es la de Colmenar. Y para que, durante estas semanas, el nombre de Ángel Teruel haya estado en boca de tanta gente del toro que ha desempolvado méritos y reconocimientos un tanto olvidados.

El colofón lo ha puesto hace unos días Zabala de la Serna con un impactante reportaje en EL MUNDO, de hasta 4 páginas en papel sencillamente para enmarcar, por los textos del propio Vicente, las reflexiones en voz alta del maestro y los retratos de José Aymá.

La entrevista -insisto, de las de guardar- nos deja unas cuantas perlas, desde el mismo titular: “En España no te reconocen hasta que no la diñas”, hasta la última frase: “Yo nunca he sido taurino. Yo soy torero”.

Y desvela también una anécdota, cuando a Camino un día le brindó un toro con tan rendida admiración que le soltó: “Me ha puesto usted cachondo toreando”. ¿Literalmente? “Sí, así fue. Acababa de cuajar la mítica faena al sobrero de Jaral de la Mira en el 75 y me salió. Nunca le había visto torear tan despacio”.

Aquel día que cuenta Teruel fue el 22 de mayo y yo nací en menos de un mes (15 de junio). Menos mal que mi madre sí estuvo esa tarde en Madrid en los toros y seguramente gracias a ella alguna sensación ya debí sentir…

Sirva la foto del recordado brindis como guinda a estos días en que aún nos dura la resaca teruelista.

Comentarista de Canal Toros. Colmenareño. Cuando llueve en invierno, lejos de quejarme, pienso: "mejor embestirán los toros".

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *