La sombra de Morante

Exactamente eso. Es que hasta se respira. La vida sigue virtualmente. No se puede hacer nada, ni escribir una línea, dormir la siesta, sentarse en una terraza sin notarlo. Las madrugadas son un suplicio. De trabajar ni hablamos, claro, la...