Talavante, el alma despierta

En Zaragoza, precisamente en la última corrida de su temporada, apareció el mejor Talavante del año. O el más despacioso y sentido, después de aquella faena, tan breve como intensa y abandonada, al sobrero de Mayalde en la primera de sus cuatro tardes isidriles.
Esa tarde de mayo Alejandro se hundió en la arena, bajo el tendido 7, y allí paró el tiempo en unos cuantos naturales que pusieron a todos de acuerdo.
Su feria de San Isidro, la de su gran apuesta, fue resuelta de más a menos y dio paso a un verano con la sensación de que no estaba respondiendo el torero a tantas expectativas puestas en él a principio de temporada. Un trazo más ligero, una soltura no tan improvisada, una espada desafilada… le hacían ir puntuando, oreja a oreja, pero sin la rotundidad de sus tardes grandes.
En septiembre mejoró su imagen y ferias como Valladolid, Albacete, Murcia o Salamanca le vieron salir en hombros con dos orejas de un mismo toro en sus manos, antes de que llegaran dos tardes consecutivas en la feria de San Miguel.
“Y Talavante volvió a torear con el alma”, en Sevilla y especialmente la segunda de ellas, “como cuando el alma talavantista sentía”, “más roto, acompasado y lento que en todo 2017”.
Pese a una lesión de vértebras ocasionada en esa tarde sevillana, por tirarse a matar o a morir, Talavante no quiso terminar el año sin rehuir su última corrida en Zaragoza. Y yo, que no estuve en La Maestranza pero sí en La Misericordia, suscribiría esas mismas frases zabalianas entrecomilladas para reflejar el sabor final que nos ha dejado su temporada.
En la capital del Ebro se revivió el recuerdo del toro de Mayalde de San Isidro y de nuevo afloró Talavante en estado puro, el del toreo lento, hundido, acompasado, el de la espera en el embroque y el trazo curvilíneo, aquel que marca diferencias y hace reafirmarme en que su izquierda es la mejor del toreo en los últimos años…

Comentarista de Canal Toros. Colmenareño. Cuando llueve en invierno, lejos de quejarme, pienso: "mejor embestirán los toros".

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *