Victorino y Aleas

Gracias a Victorino Martín Andrés empecé a vibrar desde el tendido de la plaza de toros de Madrid, cuando a principios de los ochenta mis incipientes sensaciones de aficionado coincidieron con aquellos años de explosión de su ganadería en Las Ventas.

Tengo grabada la imagen de Victorino viendo sus corridas en el 3 bajo, siempre a la vera de Manuel García-Aleas, el ganadero colmenareño tan querido y respetado como pocos, durante muchos años secretario de la Unión de Criadores de Toros de Lidia y siempre al servicio y en ayuda de todos los ganaderos.

En los primeros años de la ganadería y estando Victorino aún convaleciente de aquellas cornadas del semental que estuvo a punto de quitarle la vida, Manolo Aleas apareció en escena para ayudarle a colocar sus toros en Madrid. Hizo de mediador entre su amigo ganadero y la Empresa Madrid (Livinio Stuyck y Juanito Martínez) y en el verano de 1968 llegaron a lidiarse en el ruedo venteño hasta tres corridas de la A coronada en aproximadamente un mes.

Transcurrido el tiempo, en diciembre de 1984, cuando Aleas vendió la ganadería, en la Peña “El Rescoldo” le rendimos un inolvidable homenaje que reunió a un gran número de ganaderos y entre ellos, cómo no, ahí estaba Victorino.

Unos años después, cuando la figura de los ganaderos acumulaba premios de la feria de San Isidro y no pudo ir a recoger uno de la Peña “Yiyo” de Coslada, a mi padre le tocó recibirlo en su nombre. Había que entregárselo y al bueno de Aleas se le ocurrió el momento propicio para hacérselo llegar: “el día de Nochebuena, a mediodía, veniros a casa, que como todos los años Victorino no falla para felicitarnos las pascuas”. Y para mí compartir aquel rato en el piso de García de Paredes, con lo que los vitorinos ya nos habían emocionado tantas tardes en Las Ventas, me pareció ‘el no va más’.

Cuando anteayer fuimos a despedirle y abracé a su hijo, me salió decirle antes que nada… ¡cuánto me he acordado de Manolo Aleas! Porque Victorino y Aleas, Aleas y Victorino, fueron ejemplo de lealtad y amistad verdadera.

Comentarista de Canal Toros. Colmenareño. Cuando llueve en invierno, lejos de quejarme, pienso: "mejor embestirán los toros".

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *